Noticias

Central térmica de Gacko enferma y mata

Amigos de la Tierra de Bosnia y Herzegovina denunció que la central térmica de Gacko provocó 158 muertes en un año.

Central térmica en Gacko. Foto: CZZS.

Compartir

La central de energía térmica ubicada en la localidad de Gacko ha causado múltiples problemas a la salud humana desde su instalación en 1983. Es la segunda más contaminante en los Balcanes Occidentales por su emisión de partículas finas (PM10). Solo en 2016 provocó 158 muertes, 331 casos de bronquitis en niños y 83 de bronquitis crónica en adultos, 3371 niños con síntomas de asma y 115 hospitalizaciones.

Estos datos se desprenden del informe “Contaminación crónica por carbón: la acción de la UE en los Balcanes Occidentales mejorará la salud y las economías de Europa” (HEAL, CAN Europe, Sandbag, CEE Bankwatch Network y Europe Beyond Coal. 2019) publicado el 19 de febrero de este año. En ese informe participaron el Centro para el Medio Ambiente (Centar za životnu sredinu -CZZS) Amigos de la Tierra Bosnia-Herzegovina y Zelena Akzija -Amigos de la Tierra Croacia, entre otras organizaciones ecologistas de los Balcanes.

Antes de la construcción de la central térmica, Gacko era conocida por su aire limpio y prácticamente no se registraban casos de asma ni bronquitis en niños. Actualmente, los casos de problemas respiratorios y de cáncer han aumentado, sumado a que el aire, el agua y los suelos están contaminados por los gases emanados del relleno sanitario, sumado al ruido y al polvo. El paisaje está dominado por esta central eléctrica y por pozos de minas.

Si bien se sabe que la contaminación se ha extendido desde Gacko al resto de Europa, se desconocen cuáles son todos los peligros que provoca la mina de carbón y la central térmica de esa localidad porque, a pesar de las iniciativas promovidas desde la sociedad civil, las autoridades “nunca realizaron un estudio en profundidad para responder a estas preguntas”, afirmaron desde CZZS.

A esto se suma que la estación que mide la contaminación en la ciudad no está funcionando desde hace “mucho tiempo”, indicaron desde la organización ambientalista. “Cuando la pantalla dejó de funcionar, la gerencia de la planta de energía térmica dijo que no tenían la obligación de proporcionar al público el nivel de contaminación alcanzado. Desde entonces, no tenemos información sobre esto”, dijo Milanka Kovačević, periodista y activista en Gacko.

A pesar de esta preocupante situación se informó que empresarios de origen chino quieren invertir en la construcción de una segunda central térmica en esa ciudad balcánica, mediante un acuerdo firmado en diciembre de 2017 con las autoridades de la República Serbia -propietarios de la central térmica-, a cambio de prometer puestos de trabajo para militantes del partido de gobierno.

El economista Damir Miljević insistió en que todavía hay soluciones y es necesario mirar los ejemplos positivos de transición energética que se han dado en países desarrollados, sin depender del carbón ni otras fuentes de energía basadas en combustibles fósiles.

(CC) 2019 Radio Mundo Real