- Radio Mundo Real - https://rmr.fm -

Dejan mil hectáreas de área protegida en manos de empresa petrolera

Quitan esas tierras al Parque Nacional Calilegua en la provincia argentina de Jujuy, al noroeste del país sudamericano.

El Directorio de Parques Nacionales de Argentina y el gobierno de la provincia de Jujuy, ubicada al noroeste de ese país, firmaron un convenio el año pasado, que recién se hizo efectivo a comienzos de este mes de agosto, que cede mil hectáreas que son parte del área protegida del Parque Nacional Calilegua para dominio y usufructuo del estado provincial.

Esta decisión es rechazada por trabajadores y trabajadoras del Parque Nacional, así como por organizaciones ambientales: denuncian que, de manera encubierta, el convenio significará ceder el manejo de esas hectáreas a la empresa JEMSE (Jujuy Energía y Minería Sociedad del Estado) que actualmente administra el yacimiento petrolero Caimancito -que se encuentra dentro del parque Calilegua-, y sería la que debería cumplir con el cierre técnico de los pozos del yacimiento y su consecuente “remediación ambiental”, impidiendo la fiscalización externa que controle que esto se lleve adelante efectivamente.

“Se imposibilitan las tareas de fiscalización y se violan importantes normativas que rigen en la actualidad, como la ley General de Ambiente, la ley de Parques Nacionales y la Ley de Hidrocarburos”, dijo Rosario Jara, trabajadora del Parque Nacional Calilegua, en diálogo con RMR. «En el yacimiento ubicado dentro del parque nacional ya se cambió el candado y quienes realizan la fiscalización no lo pueden hacer», agregó.

El 5 de agosto, una semana antes de ratificar la ejecución del convenio, se había anunciado el cierre del yacimiento Caimancito, supuestamente para cesar toda actividad petrolera dentro del Parque Nacional, “tras el abandono de la empresa que explotaba los pozos 1001 y 1002”, explicó la prensa jujeña.

Conservación y protección de especies

El parque tiene 76 mil hectáreas. El área del yacimiento Caimancito tiene unas 5 mil hectáreas, de las cuales les quitan esas mil hectáreas que quedan fuera de jurisdicción y dominio de la administración de parques nacionales. Esas mil hectáreas tienen todos los pozos petroleros de la zona (los productivos y los mal abandonados).

El parque cumplió 40 años y allí conviven más del 37 por ciento de las especies de árboles de Argentina, más del 30 por ciento del total de mamíferos y unas 350 especies de aves, que superan el 35 por ciento de las presentes en el país, informa la web oficial del parque nacional. Entre las especies en peligro que la habitan se destacan: el yaguareté, el águila poma, el palo blanco y la taruca, declarada también Monumento Natural Nacional, máxima categoría de protección que puede otorgarse a una especie, se explica en la web de Parques Nacionales argentinos.