- - https://rmr.fm -

Paro Nacional en Colombia: CNA llama a fortalecer movilización y lucha

Reporte y análisis de Ernesto Roa, Presidente del Coordinador Nacional Agrario (CNA) de Colombia

El Paro Nacional que comenzó en Colombia el 28 de Abril continúa por tiempo indeterminado. Cada jornada ha incrementado la participación masiva de manifestantes, que se cuentan por millones, pero también la brutalidad policial y la represión militar. «El saldo de detenidos y muertos es catastrófico para la Nación», dice en este reporte, Ernesto Roa, presidente del Coordinador Nacional Agrario (CNA) de Colombia en Radio Mundo Real.

La Campaña Defender la Libertad Asunto de Todas [1] reportó al 2 de mayo: 21 personas asesinadas, 208 heridas, 18 con mutilación por lesiones oculares, 10 casos de violencia sexual y violencias basadas en género, al menos 503 detenidos y 42 agresiones intencionales a defensores/as de derechos humanos o reporteros independientes que denunciaban o trataban de poner fin a estos atropellos.

En las manifestaciones participan «barriadas, jóvenes, estudiantes, indígenas, afros, campesinxs, mujeres, trabajadores y trabajadoras, transportadores, maestros y maestras, bases sindicales en los territorios y la suma de los sectores organziados», detalló el CNA en un comunicado emitido en la noche de este lunes 3 de mayo [2].

Desde el movimiento campesino «seguimos reivindicando la reforma agraria integral, democrática y popular, que es una de las banderas que históricamente, exigiendo al Estado la entrega inmediata de tierras para la producción de alimentos», dijo Roa, en un contexto de pandemia que permitió demostrar «la crisis en la que está el campo».

«Duque ha remilitarizado los territorios y esta militarización se reconfiguró con los paramilitares, por lo que exigimos la desmilitarización y que se desmonte la paramilitarización». Este «control territorial desde la bota militar (es) para acelerar el extractivismo en Colombia», agregó el presidente del CNA.

«Este gobierno, servil a los intereses del capitalismo norteamericano, lejos de responder a los problemas del campesinado, ha seguido acelerando la puesta en marcha de Tratados de Libre Comercio (TLC) de papa, leche, plátano, en detrimento de la producción nacional y del pequeño y mediano campesino, sumado al alto acaparamiento de intermediarios en medio de la crisis», expresó Roa.

Además de recordar la exigencia de frenar las aspersiones de glifosato sobre los cultivos considerados de «uso ilícito», Roa recordó que «el problema no es el cultivo, es el narcotráfico».

También informó que las organizaciones y procesos que integran el CNA seguirán movilizándose esta semana bajo la consigna «Que caiga el mal gobierno» de Iván Duque y su gabinete, que pare el genocidio de dirigentes campesinos y la judicialización de defensores y defensoras de territorios.

EXPRESIONES DE SOLIDARIDAD

En toda la región latinoamericana se realizan convocatorias frente a Embajadas de Colombia y en las calles para manifestar la solidaridad con el pueblo que se manifiesta. Compartimos los comunicados de la Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo (se puede leer aquí [3]) y de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC-La Vía Campesina) disponible aquí [4].

Un fragmento del comunicado de la Jornada Continental:

«El gobierno aprovecha el llamado al aislamiento y al confinamiento como herramienta para desmovilizar y evitar la organización social. Condenamos firmemente la represión y criminalización de los últimos días, bajo figuras que maquillan el uso desmedido de la fuerza como “asistencia militar”. Hemos recibido denuncias de asesinatos, torturas, desapariciones, detenciones arbitrarias y violencia sexual dirigida principalmente hacia jóvenes, afrodescendientes, indígenas, campesinas/os, sindicalistas y defensores de los territorios. Esta represión se suma a la Pandemia de Asesinatos que ha tenido lugar en Colombia desde 2020 y que constituye un atentado permanente a las posibilidades de construcción de paz con justicia social, como ha sido defendida por parte de las organizaciones del campo popular.

Consideramos que la situación generada por el gobierno colombiano constituye una amenaza a la democracia y la paz en la región, a través de los intentos permanentes del gobierno de ese país de condenar e interferir frente a Venezuela».