- - https://rmr.fm -

Esperanza, indignación y coraje

Ministerio Público de Minas Gerais denunció a empresa Vale por cometer “homicidios dolosos” y “crimen ambiental” en Brumadinho.

Este viernes 24, un día antes del primer aniversario del crimen cometido por la empresa minera Vale en Brumadino, el defensor de derechos humanos Leonardo Boff se solidarizó con las 270 víctimas y sus familiares.

El teólogo, filósofo y escritor participó del Seminario Internacional Un año del crimen de Vale en Brumadinho”, organizado por el Movimiento de Afectados por Represas de Brasil (MAB) en Betim, Citrolandia, Minas Gerais. La actividad fue parte de la Marcha de Afectados que recorrió 300 kilómetros por ese estado brasileño para denunciar los crímenes de Vale con el derrumbe de las represas Mariana (2015) y Brumadinho (2019) y finaliza el 25 de enero en esa última ciudad para acompañar a las familias afectadas.

Boff valoró el gran movimiento social que está resistiendo en Brasil, con grupos de mujeres, campesinos, negros, afectados que discuten el “insustentable” modelo de desarrollo actual sostenido por la injusticia social (con más de la mitad de la humanidad muriendo de hambre) y la injusticia ecológica (con desequilibrio de clima, contaminación de suelos y agua).

La gran crisis de la humanidad es la desigualdad: no tener compasión con otro que sufre. Pasamos de una economía de mercado a una sociedad de mercado, pareciera que todo es vendible. Si continuamos en estas condiciones de reproducción de la vida, no llegaremos al 2050”, dijo Boff y advirtió: “O cuidamos la casa común, sin esperar soluciones que vienen ‘de arriba’, o veremos la muerte de millones de personas. Que nuestra vida sea una gran aventura en el planeta, no un sufrimiento y un sacrificio”.

Boff llamó al público a ser creativos para pensar alternativas que cambien el modelo considerando las necesidades humanas de energía, de alimentación, de bienestar. Puso al MAB como ejemplo de creatividad para la articulación de los pueblos por la soberanía energética, al MST por ejercer el derecho de ocupar las tierras para vivir y producir, y al “valiente pueblo mapuche” que defiende sus territorios y resiste la instalación de hidroeléctricas.

“Este modelo globalizado no funciona más, está en una profunda crisis interna, castiga millones de personas y genera concentración de la riqueza, sin considerar que el planeta Tierra no es un envase del cual se pueden sacar bienes y servicios de la naturaleza indefinidamente. Esto es limitado -dijo Boff-, la fertilidad del suelo, el agua, los bosques son finitos. Hay que luchar con esperanza, indignación y coraje”.

En otra mesa participaron representantes de organizaciones internacionales como el Movimiento de Afectados por Represas de Latinoamérica (MAR), el Movimiento por el Agua de Italia, la Plataforma Operaria y Campesina para Energía y del Frente Brasil Popular (FBP) -que integra el Frente Único de Trabajadores de la Educación-.

Deyvid Bacelar, de la Plataforma, anunció que los trabajadores del sector petrolero harán una huelga por tiempo indefinido desde el 1º de febrero para resistir el proceso de privatización de Petrobras que pretende el gobierno de Jair Bolsonaro. Se manifestarán en defensa de la soberanía energética contra el lucro que generaría la empresa en manos de intereses transnacionales.

Denise de Paula Romano recordó a Giuliana, una profesora compañera del FBP que murió junto a su marido por el deslave de la represa I en Córrego de Feijao (Brumadinho):

“El 25 de enero de 2019, 270 personas salieron de su casa para trabajar y no volvieron. No puede estar el lucro sobre la vida. No podemos naturalizar las 20 muertes en Mariana ni las 272* en Brumadinho”.

Desde el MAR, Juan Pablo Soler dijo que a lo largo de la marcha, acompañando las luchas del MAB, pudieron constatar que Vale es “una empresa criminal” que podría haber evitado los crímenes que realizó por faltas de seguridad en las minas y represas, pero “no hizo nada”; y el “silencio criminal” de COPASA, la empresa pública de agua en Minas Gerais, que no salió a responder a los afectados que llegaron hasta las oficinas para exigir información sobre el estado de contaminación del agua.

La Marcha de los Afectados y Afectadas del MAB va dando frutos

El jueves 23 de enero, como parte de las actividades de la marcha, unos 350 afectados cortaron las vías de tren de la empresa MRS Logística en Betim (MG) para exigir que el sábado 25 esta empresa [servicio tercerizado de Vale] no transporte producción minera, respetando el día de luto. Pocas horas después MRS anunció que no realizará tareas ese día.

Falta un día para llegar a Brumadinho y recordar in-situ a las víctimas de ese crimen socio-ambiental que murieron bajo 12 millones de metros cúbicos de lodo contaminado con metales pesados, “contenido” en una represa de la empresa Vale.

Mientras familiares y afectados/as exigen justicia y castigo a los responsables, la Vale recorta a la mitad el monto de las ayudas de emergencia para 93 mil de 108 mil personas afectadas, aunque gastó en esta semana previa al aniversario de Brumadinho 79 millones de reales en anuncios publicitarios para mejorar su imagen.

La Justicia tarda pero… ¿llegará?

Este 21 de enero, el Ministerio Público de Minas Gerais presentó en la Sala 2a de la Justicia Criminal de Brumadinho una denuncia contra 16 personas [11 integrantes de Vale S.A., entre directivos, gerentes de planificación y geotecnia, y 5 de la empresa alemana Tüv Süd Bureau Proyectos y Consultoría (el gerente general y consultores técnicos] por “270 homicidios dolosos doblemente calificados y crímenes ambientales” tras el rompimiento de la Represa I en la mina Córrego de Feijao.

Por crímenes ambientales entienden la pérdida de agricultura en la región, la destrucción de especies de flora y fauna nativas, de fauna acuática y vegetación del Bioma Mata Atlántica y contaminación hídrica que provocó el desabastecimiento de agua potable para las comunidades de la región. El MAB estima unas 944 mil personas afectadas por este motivo.

Para denunciar a Vale por el crimen, el Ministerio Público y la Policía Civil de Minas Gerais tomaron declaración a 183 personas, entre investigados, testigos y víctimas sobrevivientes, y analizaron 94 dispositivos electrónicos que contenían casi 6 millones de archivos digitales. La información recabada demuestra «una promiscua relación entre las dos corporaciones denunciadas [al] esconder del poder público, de la sociedad, de accionistas e inversores la inaceptable situación de seguridad en varias de las represas de minería mantenidas por Vale. Con apoyo de Tüv Süd, Vale guardaba en una ‘caja negra’ la información sobre riesgos geotécnicos de sus represas de residuos para mantener una falsa imagen de seguridad como empresa de minería, evitar -a cualquier costo- impactos en su reputación y, consecuentemente, alcanzar el liderazgo mundial en su valor de mercado», dice el Ministerio Público en un comunicado emitido el 21 de enero.

(*) Se habla de 272 muertes en Brumadinho porque 2 de las 270 personas estaban embarazadas.