- - https://rmr.fm -

Berta Vive, la justicia hondureña está en deuda

A 4 años del crimen de la ambientalista en La Esperanza, COPINH y organizaciones de DDHH exigen juzgar a los autores intelectuales

«Berta vive, vive en el pueblo Lenca que lucha contra quienes intentan arrebatar su territorio, en las mujeres que alzan la voz para defender sus derechos, en las luchas de los pueblos por el agua y la vida. ¡A 4 años de su siembra, Berta Vive en el corazón de todas las rebeldías!», dice hoy el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH).

El 2 de marzo de 2016 fue asesinada la defensora del pueblo lenca Berta Cáceres, en su casa de La Esperanza (Intibucá). En ese hecho también resultó herido Gustavo Castro [1], integrante de Otros Mundos-Amigos de la Tierra México.

El juicio por el caso tuvo numerosas demoras y postergaciones [2], la Justicia negó la representación del COPINH y de la familia Cáceres como querellantes, y sólo fueron juzgados los autores materiales, a pesar de que la prueba reunida por la organización indígena daba cuenta de la participación de varios integrantes de la Junta Directiva de la empresa DESA (en especial miembros de la familia Atala Zablah) en la planificación del crimen.

Cáceres lideraba la lucha contra la construcción del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca sobre el río Gualcarque, a cargo de DESA.

Desde el COPINH recordaron que falta juzgar a autores intelectuales del crimen, como David Castillo -gerente de DESA detenido hace dos años, cuyo juicio está pendiente- e integrantes de la familia Atala Zablah. Exhortaron al Ministerio Público a «dejar de poner excusas para procesar y requerir el sometimiento a juicio de Daniel Atala Midence, José Eduardo Atala Zablah, Pedro Atala Zablah y Jacobo Atala Zablah, entre otros», por el femicidio de Berta.

“Hemos constatado a lo largo del proceso diferentes circunstancias que muestran debilidades estructurales del sistema, que continúan representando limitantes y desafíos para el acceso a la justicia de la población hondureña”, dijo hace unas semanas Reynaldo Villalba, abogado defensor de derechos humanos. Villalba integra el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (CAJAR) en Colombia, es Vicepresidente de la Federación Internacional de los Derechos Humanos (FIDH) y es parte de la Misión de Observación Internacional que evaluó el proceso judicial realizado en 2018 donde se condenó a los siete autores materiales del crimen [3] -sicarios, ex trabajadores de DESA y miembros de las fuerzas de seguridad-.

“Esta Misión recuerda al Estado de Honduras que, al no proteger bienes jurídicos tales como el derecho a la verdad y al debido proceso, podrían estar comprometidos otros derechos fundamentales. Estas debilidades no permiten al Estado garantizar la no-repetición de violaciones graves de derechos humanos como el caso de Berta Cáceres”, dijo Villalba resumiendo el informe “Una deuda histórica de la justicia» que la Misión de Observación presentó el 11 de febrero en Honduras.

Las organizaciones hondureñas e internacionales de derechos humanos que conformaron la Misión de Observación Calificada del juicio también criticaron que los presuntos autores intelectuales no hayan sido juzgados a cuatro años del femicidio político.

“Berta Cáceres vivió una grave situación de riesgo antes de su asesinato debido a su trabajo como lideresa indígena de las comunidades de Río Blanco -dijo Joseph Berra, abogado estadounidense y director de proyectos del Instituto de la Promesa de la Universidad de California en Los Ángeles, durante la presentación del informe-. Aunque ella denunció los ataques y amenazas en su contra en el contexto de la instalación del proyecto de DESA el Estado hondureño no cumplió con el deber de protección, a pesar de las medidas cautelares otorgadas por la CIDH para su protección.”

«El asesinato de Berta Cáceres afectó tanto a las víctimas directas como a la sociedad en su conjunto. Por eso la búsqueda de la verdad y la justicia integral es indispensable», dice la Misión en el informe.

YA NO HAY TIEMPO

A cuatro años del crimen, resuenan cada vez más fuertes las palabras de Berta Cáceres cuando brindó un discurso al recibir el Premio Goldman en 2015. Allí nos llamaba a despertar como humanidad, nos invitaba a seguir el llamado del Río Gualcarque, del Río Blanco y construir «sociedades capaces de coexistir de manera justa, digna y por la vida».

«La Madre Tierra militarizada, cercada, envenenada, donde se violan sistemáticamente los derechos elementales, nos exige actuar. (…) ¡Despertemos Humanidad! Ya no hay tiempo.»

CUARTO ANIVERSARIO

Como parte de las conmemoraciones del día, el COPINH convoca a una Acción Global exigiendo Justicia para Berta. Este 2 de marzo a las 10 am y 2 pm (hora Honduras) habrá un twitazo mundial exigiendo justicia para nuestra compañera, utilizando los hashtag #JusticiaParaBerta y #CapturaALosAtalaZablah.

Etiquetar: @COPINHHONDURAS

Instagram: @copinh

Facebook: Copinh INTIBUCÁ

También realizarán actividades [4] en el Centro de Encuentros y Amistad “Utopía” en La Esperanza, Intibucá.