- - https://rmr.fm -

Bancos franceses deciden no otorgar préstamos a Oleoducto de Crudo de Uganda-Tanzania

BNP Paribas, Société Générale y Crédit Agricole no participarán de financiación de proyecto petrolero en África Oriental

East African Crude Oil Pipe (EACOP), también conocido como Oleoducto de Crudo de Uganda-Tanzania, es un proyecto en construcción que tiene como socio mayoritario a la transnacional de origen francés Total. De concretarse este proyecto, sería el oleoducto de crudo calentado más largo del mundo, con una construcción de 1.445 kilómetros aproximadamente, desde la localidad de Hoima, en el oeste de Uganda, hasta la ciudad portuaria de Tanga, al norte de Tanzania.

Se estima que el oleoducto necesita una inversión total de 3500 millones de dólares, de los cuales unos 2500 procederán de préstamos de instituciones financieras. Ante la petición de 263 organizaciones, incluida Amigos de la Tierra Francia [1], a 25 bancos de no financiar este proyecto con altos impactos ambientales, algunos bancos comenzaron a retirar su apoyo. Ya lo habían hecho Barclays y Credit Suisse, ahora se sumaron BNP Paribas, Société Générale y Crédit Agricole.

Según consta en la carta [2] enviada por las organizaciones a las entidades financieras, EACOP pasará por 178 pueblos de Uganda y 231 de Tanzania, lo que provocará un desplazamiento masivo. Se calcula que 14 000 personas han perdido o perderán sus tierras por el oleoducto. Además, el proyecto es una amenaza a la biodiversidad de una de las regiones con mayor riqueza ecológica y de vida silvestre del mundo, pone en peligro también a la mayor y más antigua reserva natural de Uganda, el Parque Nacional de las Cataratas Murchison.

Según la transnacional EACOP, se transportarán 216.000 barriles de crudo al día. Las emisiones derivadas de la combustión de este petróleo liberarían aproximadamente 34,3 millones de toneladas de CO2 al año [2], lo que equivale a la huella de carbono de casi nueve centrales eléctricas de carbón. Además el oleoducto atravesaría la cuenca de drenaje del lago Victoria, el lago más grande de África y una fuente del río Nilo. Los potenciales derrames en esa zona serían una catástrofe.

Por todas estas razones, que los mayores bancos de Francia y el mundo retiren su apoyo y por consecuencia desautoricen este proyecto es tomado como una victoria en la lucha contra la financiación de la energía sucia y por la justicia climática.