- Radio Mundo Real - https://rmr.fm -

Movimiento social latinoamericano unido en Cuba: solidaridad en marcha, resistencia organizada y estrategias para el avance popular

Sesionaron comisiones temáticas en Encuentro Antimperialista, para abonar a Plan de Acción de este domingo

“No hay una única forma de pensamiento, no hay una única receta de organización, existen muchas formas, muchas resistencias, y esa resistencia que se teje desde lo local da cuenta del momento que estamos viviendo”, dijo el sábado la coordinadora de la red Jubileo Sur Américas, Martha Flores, en La Habana, capital cubana.

Fue entrevistada por Radio Mundo Real en el segundo día de actividades del Encuentro Antimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo, en el que participan unas 1500 personas de más de 90 países.

En la mañana hubo un panel de oradores titulado “Desafíos para una articulación solidaria de nuestras luchas”, y en la tarde sesionaron las seis comisiones temáticas, orientadas a construir el Plan de Acción del Encuentro que debe ser acordado este domingo.

Las comisiones fueron: “Solidaridad con Cuba y demás causas justas”; “Los pueblos ante el libre comercio y las transnacionales”; Descolonización y guerra cultural, comunicación estratégica y lucha social”; “Juventudes: estrategias y continuidad en las luchas”; “Democracia, soberanía y antimperialismo”; “Integración, identidades y luchas comunes”.

El Encuentro Antimperialista es organizado por el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, el Capítulo Cubano de los Movimientos Sociales y la Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo [1]. Casi todas las oratorias, de panelistas y el público en general, tienen un fuertísimo elemento de solidaridad con el pueblo cubano ante los atropellos del imperialismo estadounidense, agravados con la administración de Donald Trump en ese país norteamericano. Igualmente se destaca la solidaridad con todos los pueblos latinoamericanos movilizados, en Chile, Ecuador, Haití, Bolivia, por nombrar algunos.

En la charla mantenida luego de finalizar las comisiones temáticas ayer, Martha manifestó a Radio Mundo Real que “la posibilidad de encontrarnos en este momento histórico, donde hay muchas rebeldías emancipadas, da cuenta de la necesidad de reflexionar que el ‘acuerpamiento’ político del pueblo es una de las estrategias fundamentales para cambiar el sistema”.

También en la tarde entrevistamos al dirigente indígena Francisco Rocael, de la coordinación del Consejo del Pueblo Maya de Guatemala (CPO) y del Movimiento de Afectados por Represas de América Latina (MAR). “Tenemos que contribuir a ampliar la articulación de las organizaciones, de las redes y de los movimientos sociales a nivel del continente para hacer frente a los grandes desafíos que hay”, aseguró. Porque “hoy por hoy está en riesgo la participación concreta de los pueblos para poder soñar y construir modelos de bienestar propios”. “Hay un retorno de una política anti democrática, neofascista, disfrazada en el modelo económico neoliberal”, reflexionó Francisco.

El dirigente consideró que hay que “unir nuestras fuerzas, nuestro pensamiento, para ir construyendo nuevos procesos de participación y de toma de decisiones en esta región”.

Además, Francisco manifestó a Radio Mundo Real su preocupación por las iniciativas que existen en el Congreso de Guatemala, y también en otros países, para establecer nuevas reglamentaciones a la consulta popular. El derecho a la consulta previa, libre e informada le cabe a los pueblos indígenas, reconocido en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Según el dirigente del CPO, en Guatemala se llevan hechas más de 90 consultas a nivel nacional organizadas por las propias comunidades, con la participación de más de dos millones de personas.

“Existe una captura corporativa, una estrategia por parte del poder corporativo para reglamentar este derecho, este mecanismo. Pero la reglamentación lo único que busca es deslegitimar, confundir y restringir el alcance de la consulta”, denunció Francisco.

La solidaridad internacionalista es vital y debe ser central en nuestras estrategias de articulación de las luchas”

En la mañana del sábado, durante el panel “Desafíos para una articulación solidaria de nuestras luchas”, la presidenta de Amigos de la Tierra Internacional, la uruguaya Karin Nansen, analizó que “somos testigos en el continente de una arremetida constante y creciente contra las clases populares, una ofensiva violenta orquestada por el imperialismo y las fuerzas conservadoras que hoy lideran los retrocesos democráticos en la región”. Esos poderes buscan “imponer su odio de clase racista, misógino, machista y, como ha quedado demostrado, para ellos cualquier estrategia es válida, incluso los golpes de Estado y la militarización”, dijo.

Karin añadió que “los pueblos indígenas y los movimientos sociales que defendemos los derechos de los pueblos enfrentamos una estrategia sistemática de persecución, judicialización y muerte que pretende intimidarnos, paralizarnos por medio del terror y acabar con nuestras luchas, incluso quieren hacernos desaparecer”.

La ambientalista destacó, en contrapartida, las luchas populares en la región, de sindicalistas, campesinos, mujeres, indígenas, ambientalistas, defensores de los territorios y de los derechos de los pueblos, entre otros actores. Y subrayó que “la solidaridad internacionalista que nos ha enseñado el pueblo cubano es vital y tiene que ser parte central de nuestras estrategias de articulación de las luchas”.

Por su parte, el dirigente Manuel Bertoldi, de ALBA Movimientos, y que habló en el panel a nombre de la Asamblea Internacional de los Pueblos, enumeró algunos desafíos fundamentales para los movimientos sociales de América Latina. Dijo: tenemos “la necesidad de consolidar bloques nacionales y populares en cada uno de nuestros países. Aquí tenemos un punto clave, si no logramos avanzar en estrategias para consolidar bloques sociales y políticos donde confluyan los diferentes actores con perspectiva anti neoliberal, estamos frente al peligro de la consolidación de expresiones autoritarias y fascistas”.

Manuel agregó, entre varios otros puntos, que hay que promover “un programa de transformaciones populares impulsadas por la movilización”. En esa línea, subrayó algunas necesidades: “apuntalar la soberanía económica con políticas de Estado que resten la importancia al capital transnacional y a las oligarquías nacionales; un fuerte Estado con compromiso social; la reforma del Estado liberal con el impulso de experiencias de organización y democracia popular que incluyan la economía popular y el poder popular”.

Convergencia de Comunicación de los Movimientos Sociales.