- - https://rmr.fm -

Mujeres indígenas en Brasil marchan para «curar la Tierra»

Entrevista a Cristiane Julião del pueblo indígena Pankararu, cofundadora de ANMIGA.

Más de cinco mil mujeres indígenas de todo Brasil llegaron a la capital, Brasilia, para participar de la segunda Marcha Nacional de las Mujeres Indígenas bajo el lema: “Mujeres originarias: Reforestando las mentes para curar la Tierra”.

La Marcha tuvo lugar del 7 al 11 de septiembre. Apostadas frente a la sede de Funarte, una gran parte de las manifestantes siguieron a través de pantallas gigantes las sesiones del Tribunal Supremo Federal (TSF) [1]. El tribunal retomó las sesiones el día 8 para analizar la validez de la tesis de “marco temporal” que se quiere aplicar para definir la demarcación de tierras indígenas.

Desde ese campamento, Radio Mundo Real pudo tomar contacto con Cristiane Julião del pueblo indígena Pankararu, cofundadora de la Articulación Nacional de las Mujeres Guerreras Ancestrales (ANMIGA [2]) e integrante de la coordinación de la II Marcha de Mujeres Indígenas. Cristiane remarcó la importancia de rechazar la tesis del “marco temporal”.

“Acompañamos la resistencia al ‘marco temporal’ porque es una iniciativa antidemocrática y antiparticipativa, que limita el tiempo de ‘originalidad’ de los pueblos indígenas en sus territorios, aunque nuestro tiempo aquí en Brasil es muy anterior a 1988. En esta segunda marcha traemos un proyecto que se llama ‘reforestando mentes’, que no es solo para reforestar territorios afectados por la minería o las queimadas, sino para reforestar con sentimientos, afectos y emociones que nos vinculan y conectan de alguna forma. Es una continuidad con la primera marcha que dimos en 2019 durante el Campamento ‘Tierra Libre’; esa marcha se denominó: ‘Territorio: nuestro cuerpo, nuestro espíritu’ porque para cuidar nuestro territorio debemos cuidar nuestro espíritu y nuestros sentimientos. Somos ‘mujeres bioma’ y cuidarnos es cuidar la Tierra y el medioambiente”, dijo la integrante de ANMIGA.

Cristiane también detalló cuáles son las principales amenazas que sufren a diario en sus territorios, protagonizadas especialmente por “ruralistas blancos”:Tenemos una lucha por defender la tierra y los ruralistas blancos están interesados en explorar y explotar nuestras tierras, y eso aumenta el conflicto”.

Durante 2020, los pueblos indígenas fueron víctimas del 50 por ciento de los conflictos registrados en el campo por la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT). Además, el Atlas de la Violencia 2021 registró un crecimiento del 22% de asesinatos a indígenas en la última década, con un total de 2.074 vidas indígenas perdidas.

ENTRE NOSOTRAS

Foto Slide: Leonardo Milano. Fotos destacadas: Juliana Pesqueira – Twitter @AnmigaOrg

 

Otra cantidad de manifestantes estuvieron reunidas en debates realizados en el marco del II Fórum Nacional de Mujeres Indígenas, que recordó a compañeras fallecidas, como Raissa Guarani kaiowá y Daiane Kaingang; también mantuvieron diálogos sobre «Violencia, derechos sociales y derechos humanos»

Cristiane destacó la importancia del encuentro “entre mujeres”, la potencia que estas reuniones tienen para volver más fortalecidas a sus territorios:

“Conocer a otras compañeras, mirarlas, tocarlas, eso nos fortalece. La lucha no es solo de mujeres o de hombres, sino de todas las personas unidas. Pero parte de eso es reunir las voces de todas las mujeres, eso es lo que quiero. Necesitamos encontrarnos y conectarnos para alimentar esa fuerza entre nosotras: fuerza de resistencia, fuerza de decisión, fuerza de voluntad”.

La marcha de mujeres indígenas se realizó el viernes 10 de septiembre por la capital brasileña. El Manifiesto [3] que sintetiza sus denuncias, deseos y demandas comienza así:

“Nosotras, las mujeres indígenas, estamos en muchas luchas a nivel nacional e internacional. Somos semillas sembradas a través de nuestros cantos por la justicia social, por la demarcación del territorio, por el bosque en pie, por la salud, por la educación, para contener el cambio climático y por la “Cura de la Tierra”. Nuestras voces ya han roto con los silencios que se nos han impuesto desde la invasión de nuestro territorio”.

ENFRENTAR AMENAZAS FASCISTAS

La Marcha de Mujeres Indígenas estaba prevista para el 9 de septiembre, pero la organización decidió posponer la manifestación un día más para garantizar la vida de las mujeres, ancianos, jóvenes y niños, ante las amenazas y ataques que el campamento ha sufrido estos días por «grupos extremistas, fascistas y armados, muchos de ellos identificados con camisetas con la inscripción Agro [que] continúan invadiendo la Esplanada dos Ministérios, con la connivencia del gobierno del Distrito Federal (GDF) y en apoyo a Jair Bolsonaro», denunciaron ANMIGA y APIB el jueves [4]. Como resultado de estos hostigamientos, la Explanada está bloqueada.

Desde la organización de la Marcha cuestionaron: «¿Quién es el agro que financia a estos criminales? ¿Quiénes son los golpistas que quieren impedir a toda costa que el Supremo Tribunal Federal juzgue el caso de la Tierra Indígena Ibirama-Laklãnõ del pueblo Xokleng, que impactará definitivamente en la política de demarcación de tierras en Brasil?».