- Radio Mundo Real - https://rmr.fm -

Justicia para Goldfrid

Golfrid Siregar, abogado de WALHI (AT Indonesia) murió en circunstancias sospechosas. ATI pide justicia y se moviliza en embajadas

Desde 2016, Golfrid Siregar era el gestor equipo legal de WALHI Sumatra Septentrional (Amigos de la Tierra Indonesia). El abogado fue encontrado inconsciente y golpeado en Meda, el 3 de octubre, alrededor de la 1 AM. Falleció tres días después en el hospital, en circunstancias sospechosas que Amigos de la Tierra Internacional denunciará este 31 de octubre ante las Embajadas de Indonesia en todo el mundo.

Goldfrid sufrió de lesiones graves en la cabeza, aunque el resto de su cuerpo permaneció relativamente ileso. Después de tres días en el hospital, su estado empeoró y murió. Aunque las circunstancias en que falleció son sospechosas, la policía dice que fue «un accidente de tráfico común»; pero desde WALHI exigen una investigación transparente e imparcial.

Desde Amigos de la Tierra Internacional (ATI) se solidarizaron con la familia de Golfrid Siregar y WALHI y expresaron: «Reconocemos el trabajo de Siregar y la contribución que hizo a WALHI y al movimiento ecologista. Su incansable apoyo a las comunidades afectadas por conflictos de tierras con empresas de aceite de palma no fue en vano «.

La federación ambientalista exige «una investigación exhaustiva y transparente sobre la horrible muerte [de Siregar], que es parte de un patrón más amplio de criminalización e intimidación de los defensores de los derechos humanos y ambientales de Indonesia».

Radio Mundo Real entrevistó a Yuyun Harmono, portavoz de WALHI quien recreó los últimos minutos de Goldfrid antes de ser encontrado mortalmente herido.

“[El 3 de octubre] Goldfrid le dijo a su esposa que tenía que ir a encontrarse con alguien. Ni ella ni nadie del equipo de WALHI no tuvieron noticias suyas durante todo el viaje, ni siquiera lo llamaron al menos dos veces ”. Lo siguiente que dijeron fue que Goldfrid estaba en el hospital.

Los defensores ambientales y de derechos humanos enfrentan amenazas crecientes. Golfrid pasó su vida luchando contra la corrupción y para proteger a las comunidades locales de proyectos dañinos como la presa de Batang Toru.

“Ese caso aún continúa. Está en contra de la decisión del gobierno de Sumatra del Norte de dar el permiso ambiental formal a estas compañías para construir la presa Batang Toru. Es una relación de varios casos en los que él está involucrado con el caso que le sucede a Goldfrid «, juzgó Harmono.

¿Por qué WALHI sospecha que puede tratarse de un asesinato y que la policía quiere encubrir el crimen? «De repente dijeron que se trataba de un accidente de tráfico sin investigar en profundidad», dijo Yuyun. Después de que la familia y WALHI reclamara una investigación transparente, «hicieron una autopsia, pero el médico forense fue elegido por la policía. Además, desde donde encontraron el cuerpo no pudieron encontrar una ruta que explicara un accidente de tráfico”, agregó Hamoro.

El 31 de octubre, los grupos de la sociedad civil entregarán una carta de solidaridad internacional [1] en las Embajadas indonesias de todo el mundo, firmada por más de 240 organizaciones.

Esta fecha fue seleccionada porque coincide con Kamisan. Kamisan es una protesta silenciosa semanal iniciada por activistas de derechos humanos todos los jueves (Kamis significa jueves) frente al Palacio de Estado en Yakarta desde 2007 para recordar y pedir al gobierno que resuelva los abusos contra los derechos humanos en el pasado y conmemore la pérdida de seres humanos. activistas de derecha y estudiantes universitarios durante la era del nuevo orden. El jueves pasado, 17 de octubre, WALHI se unió al evento de Kamisan para rendir homenaje a Golfrid.

La carta que presentan este jueves 31 distintas organizaciones sociales ante embajadas de Indonesia en todo el mundo detalla las circunstancias sospechosas en que Goldfrid apareció y murió:

«La Coalición de la Sociedad Civil Indonesia para la Protección de las y los Defensores de Derechos Humanos1 ha detectado preocupantes irregularidades que sugieren que sus heridas no fueron provocadas por un accidente de tránsito común. En primer lugar, él sufrió principalmente lesiones graves en la cabeza que le significaron una rotura de cráneo, mientras que el resto del cuerpo estaba prácticamente sin heridas. Segundo, sus familiares y amigos informaron que tenía moretones en su ojo derecho, como si hubiera sufrido un golpe fuerte y directo. Tercero, en su ropa había barro y tierra húmeda, a pesar de que la zona en que fue encontrado está pavimentada y no hay tierra en las proximidades. Cuarto, sus pertenencias personales, su bolso, computadora portátil, billetera, teléfono y anillo, habían desaparecido. Quinto, su motocicleta estaba prácticamente intacta, sin indicios de haber sufrido un accidente de tránsito grave y fatal. Cabe también señalar que no había manchas de sangre en el lugar donde fue hallado; su vestimenta no estaba rota ni dañada y no presentaba señales de que Golfrid se hubiera caído de la motocicleta».