- - https://rmr.fm -

Bukele: brutalidad y matonería propias de los dictadores del siglo XX

CESTA-Amigos de la Tierra El Salvador repudió la forma de actuar del presidente Nayib Bukele, que amenazó con tomar el Parlamento.

En la tarde del domingo 9, el presidente Nayib Bukele entró a la Asamblea Legislativa de El Salvador escoltado por militares del Ejército, con rifles de asalto, y miembros de la Policía Nacional Civil, diciendo que asistía a una reunión extraordinaria de la Asamblea que el Consejo de Ministros, bajo su mandato, había convocado para ese día. Ese “motivo extraordinario” de supuesto interés nacional era contar con un préstamo de 109 millones de dólares para un plan de control territorial, cuyo contenido no se conoce públicamente y «no ha contado con procesos de consulta con los distintos sectores de la población para su elaboración», recordó el movimiento feminista salvadoreño el lunes 10.

Después de un discurso dirigido a sus seguidores reunidos en las afueras de la Asamblea Legislativa, el presidente entró al recinto legislativo a orar por unos minutos. Volvió a salir y manifestó que había decidido no tomar la Asamblea Legislativa en forma definitiva porque Dios le había “hablado” y le había dicho que tuviera paciencia, que no era necesario expulsar a los diputados de la Asamblea en ese momento, ya que el pueblo lo iba a hacer en las próximas elecciones, que son en febrero 2021.

REPUDIO SOCIAL A “LA BRUTALIDAD Y MATONERÍA” DE BUKELE

La movilización social y las expresiones de rechazo a esta forma de actuar, militarizando el Parlamento y amenazando al pueblo, no se hicieron esperar. “Es totalmente condenable la forma de actuar del presidente de la república”, manifestaron desde CESTA-Amigos de la Tierra El Salvador.

En un comunicado (adjunto a esta publicación), la organización ambientalista considera que es injustificable hacer una convocatoria extraordinaria que “se aplica únicamente en casos de extrema emergencia como una guerra o una catástrofe nacional, pero nunca para justificar un préstamo al gobierno”.

“El presidente no tiene ningún derecho de incursionar con el ejército al salón de la Asamblea Legislativa (…) ni amenazar a diputados”, dijeron desde CESTA. Bukele “hizo un llamado al pueblo a una insurrección, buscando que fueran sus seguidores allí reunidos los que realizaran acciones de violencia para remover a los diputados de sus cargos”, opinaron.

Este lunes hubo manifestaciones repudiando estas actitudes de Bukele, como la concenctración del movimiento feminista salvadoreño «contra el autoritarismo y el militarismo» en la Plaza El Salvador del Mundo.

“El presidente realizó un acto de brutalidad y matonería propio de los dictadores del siglo XX que tanta sangre derramaron en nuestro país y otros países de América Latina, además todavía está fresca en nuestra memoria la guerra de 12 años que tuvimos en nuestro país a finales del siglo XX, una situación que no queremos volver a repetir”, dice el comunicado de CESTA-Amigos de la Tierra El Salvador.

Para la organización, el mandatario deja en claro que no está calificado para el cargo “con esta acción y otras de capricho público que ha tenido en los meses pasados (…). Pedimos a la comunidad nacional e internacional a repudiar estas acciones del presidente Nayib Bukele”.

Desde el Movimiento de Víctimas, Afectados y Afectadas por el Cambio Climático (MOVIAC) también repudiaron el uso de la violencia por parte de las fuerzas armadas y del simbolismo religioso «para hacer un manejo mediático y de manipulación de la conciencia colectiva para fines electorales», comparando esta situación con el golpe de Estado cometido en Bolivia contra el gobierno de Evo Morales y los intentos de golpe en Venezuela, «lo cual obedece a la política intervencionista del gobierno de Estados Unidos».

El MOVIAC exige parar las acciones de «prepotencia y matonería» de Bukele y que se realice una investigación exhaustiva sobre la responsabilidad de haber utilizado a las Fuerzas Armadas para presionar a la Asamblea Legislativa.

REPUDIO DEL PARLAMENTO

En la tarde del lunes, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia emitió una notificación en relación a la convocatoria realizada por el Consejo de Ministros para una sesión plenaria extraordinaria el día 9 de febrero de 2020, que fue leída en la Asamblea Legislativa. Esta resolución fue aceptada por los parlamentarios y por Bukele.

La resolución de la Sala de lo Constitucional ha dejado medidas cautelares, una de la más importante es que el presidente no puede usar a las Fuerza Armadas para fines que no sean los que les corresponden.

A su vez, los diputados emitieron un pronunciamiento en el que rechazan y repudian los hechos ocurridos en el recinto el día 9: «Los diputados, repudian el constante insulto y amenazas a las diputadas y diputados, así como su persecución, y piden a los congresos del mundo su solidaridad en defensa de la democracia y Estado de Derecho en El Salvador -informó la Asamblea Legislativa en su cuenta de Twitter-. Por otra parte se recomienda al señor presidente que desista de sus amenazas, ultimátum y uso de las fuerzas para disolver el parlamento salvadoreño».